El papel de los antibiĆ³ticos en la acuicultura

Publicado el 29 de Junio de 2015 a las 03:08

Los antibióticos, la primera vez que los “descubrieron”resultaron ser sustancias antimicrobianas producidas porbacterias y hongos. Su producción ayudó a crear el equilibrio ecológico y la prevención de enfermedades en cualquier especie.

Por: Stephen G. Newman*

Una vez que se dieron cuenta de que estas sustancias podrían ser explotadas para limitar el flagelo de las enfermedades bacterianas en la humanidad, se abrió la caja de pandora. Hoy en día son herramientas muy valiosas y algunos pueden argumentar que su descubrimiento ha tenido un tremendo impacto en la humanidad. Las tasas de mortalidad infantil han disminuido drásticamente y las poblaciones humanas se han disparado. Hay muchos de nosotros que debemos la vida, ya sea directa o indirectamente al uso de antibióticos.Las bacterias están en todas partes y constituyen un porcentaje significativo del número de células presentes en la mayoría de los sistemas vivos; son esenciales para la vida. Con los recientes avances en biología molecular, que permiten la rápida secuenciación de genomas enteros, apenas estamos empezando a comprender lo esencial sobre qué son y qué impacto tienen. La manipulación del microbioma está en su infancia y, pese a algunas afirmaciones en contra, no hay herramientas basadas en la ciencia para su uso en el campo que permita la manipulación a largo plazo con resultados positivos.La producción de estas sustancias ha dado lugar a muchas herramientas diferentes para matar las bacterias en evolución. Esto es en la raíz de resistencia a los antibióticos. A mediados de 1940 se descubrió que al suministrar a los pollos antibióticos en los alimentos, estos tuvieron un crecimiento más rápido. Con este suceso se anunció el inicio del uso de antibióticos en las actividades pecuarias y se convirtió en una práctica rutinaria de amplia difusión en el alimento a los animales con el fin de promover una mayor rentabilidad. Hoy en día, aunque muchos se oponen al uso de antibióticos de este modo, la ciencia no apoya completamente las afirmaciones acerca de que el uso de dósis reducida de antibióticos en el alimento de los animales  aumente las tasas de resistencia a las bacterias que afectan a los seres humanos y, por lo tanto, resulta en una disminución de la eficacia contra las enfermedades en humanos. Sin embargo, es mejor extremar precauciones y esperar hasta que la ciencia demuestre si es o no imprudente utilizar los antibióticos de esta manera, antes de hacerlo.Muchos tienden a olvidar (o no saben) que las bacterias han existido desde hace miles de millones de años y que cada animal y vegetal que consumimos tiene una relación con ellos que se extiende en los oscuros confines del pasado, hasta los mismos orígenes de la especie. Como microbiólogo creo que, incluso en ausencia de pruebas irrefutables de que el uso constante de antibióticos en las actividades pecuarias con el objetivo de estimular el creciietno esté mal, yo me inclino por el lado de la moderación y precaución, por el momento.Hay un papel para el uso de antibióticos en la acuicultura. Uso responsable implica sólo el uso de antibióticos contra enfermedades bacterianas, en el que se han aislado los patógenos primarios y los antibióticos se indican para ser eficaces en la prevención de la infección identificada. Sin embargo, esto no tiene en cuenta que muchos de los procesos de enfermedad en los peces y camarón de cultivo son complejas y que múltiples agentes patógenos complejos pueden estar involucrados, incluyendo parásitos, virus y hongos. En el cultivo de camarón hay pocos patógenos bacterianos obligados. La mayoría son oportunistas. ¿Qué hacer si cualquier papel que puedan desempeñar los atibióticos en reducir el impacto de estas enfermedades implica, a la vez, tomar ciertos riesgos?. Los acuicultores deben tener cuidado al utilizar antibióticos y trabajar en conjunto con profesionales de la salud animal (normalmente una persona con formación especializada), para asegurarse de que se utilizan los antibióticos apropiados, así como los períodos de suspensión adecuados. Hasta que la ciencia determine, de una vez por todas, los riesgos reales, debe ser respetado el principio de precaución. Los productores deben tener en cuenta que minimizar el estrés y el uso de otras herramientas puede ser muy eficaz para limitar el impacto de estas enfermedades y que el uso de un antibiótico, en primera instancia, no es el enfoque más inteligente.


Stephen Newman es doctor en Microbiología Marina con más de 30 años de experiencia. Es experto en calidad del agua, salud animal, bioseguridad y sostenibilidad con especial enfoque en camarón, salmónidos y otras especies. Actualmente es CEO de Aqua In Tech y consultor para Gerson Lehrman Group, Zintro y Coleman Research Group. Contacto: sgnewm@aqua-in-tech.com

Fuente: http://www.panoramaacuicola.com